Ir al contenido principal

Leon Trotsky - El primer año de la guerra


Leon Trotsky

 

 

El primer año de la guerra

 

 


Redactado: Por Leon Trotsky, en 1915.
Publicado por primera vez: El 4 de agosto de 1915 en Nashe Slovo (Nuestra Palabra), periódico revolucionario ruso editado en Paris.
Traducción al castellano: Por Mateo David, Noviembre 2017, en base a la traduccion al inglés del artículo publicada en la página web del Comité por una Internacional de los Trabajadores.
Digitalización y HTML: Matteo David, 2017


 

 

 

 

El año pasado - 365 días y noches de exterminio mutuo continuo de los pueblos - pasarán a nuestra historia como un testimonio sorprendente de cuán profundamente la humanidad sigue encarcelada en la barbarie ciega vergonzosa por sus raíces sociales.

Para estigmatizar al Mauser aleman, que tienen un diámetro mayor que las armas aliadas, y las bombas alemanas, que extendió su hedor sofocante aún más que los de la Cuádruple Entente[1], la retórica Aliada creo un término especial, 'scientifique barbarie' o barbarie científica . El término perfecto! Sólo es necesario extenderlo a toda la guerra y de su contexto socio-histórico - independientemente de las fronteras estatales y nacionales. Todas esas fuerzas técnicas que crearon el progreso humano se movilizaron al negocio de la destrucción de los cimientos culturales de la sociedad y, sobre todo, de la aniquilación de la humanidad: se trata de la "movilización de la industria ', que ahora se habla en todas las lenguas de la civilización europea. La barbarie educada está armada con todas las conquistas del ingenio humano - desde Arquímedes hasta Edison - para borrar de la faz de la tierra todo lo creado por la humanidad en su conjunto, por Arquímedes y Edison. Si los alemanes se destacan en esta competencia sangrienta y demencial, es sólo porque están organizados de manera más amplia, sistemática y eficiente que sus enemigos mortales.

Como para dar a la bancarrota de la humanidad el carácter más humillante, la guerra, utilizando la última conquista tecnológica orgullosa de la aviación, ha impulsado al hombre a las trincheras, a cuevas de barro sucias, a alcantarillas, donde los gobernantes de la naturaleza, son carcomidos por parásitos, acostados en su propia suciedad, acechan a otros trogloditas, cubiertas de piojos, y los periódicos y los políticos en varios idiomas todos dicen que es precisamente esto lo que está sirviendo a la civilización. Arrastrándose gateando desde el oscuro pantano primordial, la humanidad llevó su mente organizada a la lucha contra la naturaleza. mediante los levantamientos revolucionarios heroicos, trajo elementos de razón a las estructuras estatales, desplazando a la inercia ciega, "por la Gracia de Dios", con la idea de la soberanía popular y un régimen parlamentario, nada más que, en los mismos cimientos de la vida social, en su organización económica, la humanidad sigue estando totalmente en las garras de las fuerzas oscuras, más allá del control racional, que siempre amenazan con explotar espontáneamente con contradicciones acumuladas y luego llevarlas a la cabeza de la humanidad, en forma de catástrofes globales.

La guerra colosal y vergonzosa

La Europa, desgarrada por el desarrollo capitalista de provincialismo medieval y la inercia económica, en una serie de revoluciones y guerras, creó estados "nacionales" incompletos, tanto de potencias grandes y pequeñas, y los vinculó en un esquema transitorio y siempre cambiante de antagonismos, alianzas y acuerdos. En ningún lugar se habia logrado la unidad nacional, el desarrollo capitalista entró en conflicto con el marco estatal que había creado, y durante el último medio siglo, buscó una salida en el continuo saqueo colonial, lo que llevo, atípicamente a Europa, a una "paz armada". Este sistema, en el que las clases altas dominantes se adaptaron económica, política y psicológicamente al crecimiento monstruoso del militarismo, dio a luz a una guerra por el dominio mundial, la guerra más colosal y vergonzosa que la historia haya conocido.

La guerra ya ha involucrado a siete de las ocho grandes potencias y amenaza con involucrar a la octava [2]; con el fin de ampliar su base, atrae a los poderes menores uno tras otro (todo el trabajo de la diplomacia consiste ahora en esto). Disuelve automáticamente los objetivos subordinados individuales de la mecánica del desgaste mutuo, el agotamiento y el exterminio. Con carácter general, la ausencia de forma y la multiplicidad de sus objetivos, combinando y lanzando uno contra el otro todas las razas y las nacionalidades, todos los sistemas estatales y todas las etapas del desarrollo capitalista, esta guerra de usurpación quiere demostrar que está completamente libre de cualquier origen racial o nacional, los principios religiosos o políticos - simplemente expresa el mero hecho de la imposibilidad a una mayor coexistencia de los pueblos y estados sobre la base del imperialismo capitalista.

El sistema de alianzas, tal como se desarrolló después de la guerra franco-prusiana, fue generada por un deseo de crear una garantía de estabilidad de los estados a través de un áspero equilibrio militar de fuerzas opuestas. Este equilibrio, demostrado por la actual "guerre d'usure'(guerra de desgaste), excluye la posibilidad de una victoria rápida y decisiva de una parte y hace depender el resultado de la guerra contra el agotamiento gradual de los recursos materiales y morales aproximadamente iguales de los oponentes.

En el frente occidental, el décimo tercer mes de la guerra encuentra las trincheras en el mismo lugar en el que se encontraban en el segundo mes. Aquí se han trasladado a decenas de metros en cualquier dirección - a través de los cuerpos de miles y decenas de miles de soldados. En la península de Gallipoli, así como en el nuevo frente austro-italiano, las líneas de trincheras de inmediato significaron líneas de desesperanza militar. En la frontera ruso-turca es la misma imagen a escala provincial. Sólo en el frente oriental (Ruso), los ejércitos gigantes, después de una serie de movimientos en ambas direcciones, ahora retroceden hacia el este sobre el cuerpo de la devastada Polonia, que cada parte promete "liberar".

En esta imagen, generada por el automatismo ciego de las fuerzas capitalistas y la vergüenza consciente de las clases dominantes, no hay absolutamente ningún punto de referencia que, desde un punto de vista militar, permita, en modo alguno, ninguna esperanza y planes para vincularse con una victoria decisiva para cada lado. Si sólo los poderes gobernantes de Europa tuvieran tanta buena intención histórica como mala, entonces todavia habrian sido impotentes por la fuerza de las armas para resolver los problemas que causaron la guerra. La situación estratégica en Europa da una expresión mecánica al callejón sin salida histórico, en el que el mundo capitalista se ha conducido.

El crimen sangriento de la [Segunda] Internacional

Incluso si los partidos socialistas eran impotentes para impedir la guerra en su primer periodo, o hacer que los gobernantes rindan cuentas, si desde el principio se habían negado a asumir la responsabilidad de la carnicería mundial, y los partidos habían utilizado sus vínculos estrechos para advertir al pueblo contra los gobernantes y para denunciarlos, jugó un juego de espera - en el sentido de la acción revolucionaria, contando con el virage inevitable en el estado de ánimo de masas - cuán grande hubiera sido ahora la autoridad del socialismo internacional para las masas. Engañados por el militarismo, abrumados por el luto y el incremento de la miseria, ¡áun más podria las masas haber vuelto sus ojos al verdadero pastor de los pueblos!

¡Mira! En una condición de desesperación, ambos grupos de potencias militares ahora se apoderan de cada pequeño Estado: Rumania, Bulgaria o Grecia, por el l'etat du Destin (país de destino), cuyo peso podría finalmente inclinar la balanza en un sentido u otro. Lo que realmente sería un peso de "hacer o deshacer" en estas condiciones es la Internacional, la gran potencia del socialismo internacional, ¡cuyas palabras encontrarían cada vez más eco en las mentes de las masas! El programa de liberación, que las distintas secciones de la resquebrajada Internacional arrastran a través de la inmundicia sangrienta en la cola del tren de equipaje del Estado Mayor General, se convertiría en una poderosa realidad en un llamamiento internacional del proletariado socialista contra todas las fuerzas de la vieja sociedad.

Pero la historia, incluso en este momento, siguio siente madrastra de la clase oprimida. Sus partidos nacionales incorporaron en sus organizaciones no sólo los éxitos iniciales del proletariado, no sólo su deseo de liberación total, sino también toda la indecisión de la clase oprimida, su falta de confianza en sí mismo, su instinto de sumisión al Estado. Estos partidos han sido arrastrados pasivamente a la catástrofe mundial y, adoptando una virtud cobarde de la necesidad, se han encargado de encubrir un crimen sangriento sin principios con la mentira de la mitología de la liberación. A partir de medio siglo de antagonismos mundiales la catástrofe militar fue un desastre transferido sobre la construccion de cincuenta años de la Internacional. El aniversario de la guerra es también el aniversario de la caída más terrible de los partidos más fuertes del proletariado internacional.

La única salida

Y sin embargo, nos encontramos con el sangriento aniversario sin ningún declive mental o escepticismo político. Los internacionalistas revolucionarios tuvieron la inestimable ventaja que mantuvieron su posición frente a la mayor catástrofe del mundo, con análisis, crítica y la previsión revolucionaria. Renunciamos señalando el "nacionalismo" del Estado Mayor, no sólo aquellos con un precio bajo, sino incluso los que tienen un recargo. Continuamos viendo las cosas como son, llamarlas por su nombre y anticipar la lógica de su movimiento posterior. Hemos visto cómo, en un caleidoscopio alocado delante de la humanidad ensangrentada, se adoptaban las viejas ilusiones y se adaptaban apresuradamente nuevos programas, se aprobaban y, en la vorágine de los acontecimientos, fallaban, dando lugar a nuevas ilusiones y más programas nuevos que precipitó al mismo destino, exponiendo aún más la verdad. ¡Y la verdad social es siempre revolucionaria!

El marxismo, el método de nuestra orientación al proceso histórico y el instrumento de nuestra intervención en este proceso, es capaz de soportar los golpes de cañones de 75 mm, así como las Mausers 42cm. Se impuso cuando los partidos de pie, al parecer, bajo su bandera fueron destrozadas. El marxismo no es una foto de la conciencia de la clase obrera - proporciona las leyes del desarrollo histórico de la clase obrera. En su lucha por la liberación la clase obrera puede ser infiel al marxismo - por pura fuerza de las circunstancias, el análisis constituye el marxismo - pero al traicionar al marxismo, la clase obrera se traiciona asi misma. A través de la bancarrota y la decepción, a través de trágicos desastres, llegando a nuevas formas, y más elevadas de auto-conocimiento, la clase obrera vuelve de nuevo al marxismo, consolidando y profundizando en su conciencia sus últimas conclusiones revolucionarias.

Este es el proceso que hemos visto en el último año. La lógica de la situación de la clase obrera con fuerza lo impulsa de todas partes el yugo del bloque nacional y, ¡un milagro aún mayor! - borra de muchos cerebros socialistas el molde del posibilismo. A pesar de su aparente éxito, cuań patéticos y despreciables parecen los esfuerzos apresurados de los partidos oficiales para proclamar, una vez más en sus reuniones, el papel revolucionario de los estados melinite[3] e inculcar, por repeticiones múltiples, la ilusión servil de "la defensa de la patria", ¡sin abandonar el gran camino imperialista!

La situación militar sin esperanza, la codicia parasitaria de las camarillas capitalistas dominantes se alimentan de esta desesperanza, el crecimiento generalizado de la reacción armada, el empobrecimiento de las masas y, como resultado de esto, un emedrentamiento lento pero constante de la clase obrera - es ¡una realidad genuina, cuyo desarrollo ulterior no sera retenido de nuevo por ninguna fuerza en el mundo! En las entrañas de todos los partidos de la [segunda] Internacional hay un proceso, hasta ahora sólo una revuelta ideológica, contra el militarismo y la ideología chouvinista, un proceso que no sólo salva el honor del socialismo, sino también indica a las naciones la única salida de la guerra, con su lema 'hasta el final', esta formulación acabada se enfrenta al callejón sin salida de la "barbarie científica".

Servir a este proceso es la tarea más importante que ahora existe en nuestro ensangrentado y deshonrado planeta!

 

 

______________________________

Notas:

[1] La Cuádruple Entente se refirió a la alianza de Gran Bretaña, Francia, Rusia y Japón.

[2] Los siete poderes fueron Alemania, Gran Bretaña, Francia, Rusia, Austria-Hungría, Japón e Italia. El octavo poder se refiere a los EE.UU..

[3] Un producto químico utilizado para fabricar explosivos.

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

III internacional

[Aporte de Daniel Gaido] Los cuatro primeros congresos de la Internacional Comunista, Primera Parte, Buenos Aires: Siglo XXI Argentina, 1973. (Cuadernos PyP 43)
http://www.mediafire.com/view/7qrbtwx8rary8ot/Los_cuatro_primeros_congresos_de_la_Internacional_Comunista,_Primera_Parte_(Cuadernos_PyP_43).pdf Índice:
Advertencia / Pasado y Presente. -- Lenin y la Internacional Comunista / Ernesto Ragionieri. -- Noticia histórica. – Primer Congreso: Invitación al Partido Comunista Alemán (Spartakusbund) al Primer Congreso de la Internacional Comunista ; Participantes al Congreso de la Internacional Comunista de Moscú ; Discurso de apertura ; Tesis sobre la democracia burguesa y la dictadura al proletariado ; Discurso de Lenin sobre sus tesis ; Resolución sobre la posición respecto a las corrientes socialistas y la Conferencia de Berna ; Declaración delos participantes de la Conferencia de Zimmerwald al Congreso de la Internacional comunista ; Resolución sobre la creación de la Internacional com…

Socialismo Argentino

Estimados, va una versión actualizada de esto, con nuevos agregados que escaneé en estas últimas semanas. Hay ocho años de L'Avvenire casi completo, cinco años de La Acción Socialista (el semanario de los SR) hasta 1910 y los números disponibles de la Revista Socialista Internacional que sacaba el PS. Socialicen a piacere. Que aproveche. L’Avvenire (1896-1904) Números 10 a 78: http://www34.zippyshare.com/v/qZaLTezO/file.htmlNúmeros 79 a 190: http://www77.zippyshare.com/v/pTgaOaQf/file.html Números 191 a 250: http://www65.zippyshare.com/v/shNQ1U1o/file.htmlEl Diario del Pueblo (1899) Diario que lanzó Juan B. Justo en 1899, publicado solo durante un breve período. Solo hay dos números disponibles (el 5 y el 15) http://www.mediafire.com/view/7hstuyps64mcyrl/El_Diario_del_Pueblo_cropped.pdf ABC del Socialismo (1899-1900) Definido como “periódico semanal de propaganda popular”, dirigido por Adrián Patroni. Disponibles números 1, 3 al 19 y 46. http://www.mediafire.com/view/7i5…

Seccion Tematica, Textos, articulos, libros, sobre la Revolucion española.

Agustín Guillamón, Documentación histórica del trosquismo español (1936-1948), Madrid: Ediciones de la Torre, 1996.422 p.
http://www.mediafire.com/view/8wjhv184cm7t7tj/Agustín_Guillamón,_Documentación_histórica_del_trosquismo_español_(1936-1948).pdf
Fíjense que el libro está dividido en dos partes, con un segundo índice en p. 158. Van abajo otros libros sobre la guerra civil española:
Pierre Broué y Emile Témine, La revolución y la guerra de España
http://www.mediafire.com/view/j41z0baj1e3x3eo/Pierre_Broué_y_Emile_Témine,_La_revolución_y_la_guerra_de_España.pdf
Felix Morrow, Revolución y contrarevolución en España
http://www.mediafire.com/view/f584eahyhcd4lmp/Felix_Morrow,_Revolución_y_contrarevolución_en_España.pdf
Leon Trotsky, La revolución española, 1930-1940, Vol. I
http://www.mediafire.com/view/lrlcauduaf0nquh/Leon_Trotsky,_La_revolucion_espanola_1930-1940,_Vol._I.pdf
Leon Trotsky, La revolución española, 1930-1940, Vol. II
http://www.mediafire.com/view/mws8t8cnncsk1dr/Leon_Trotsky,_La_…