Ir al contenido principal

Conferencias de la juventud IVa Internacional


CONFERENCIA INTERNACIONAL DE LA JUVENTUD
Los congresos de la IVa. Internacional
1930-1940

Indice
Prólogo
Los bolcheviques leninistas y la organización revolucionaria
Plataforma de lucha de la juventud trabajadora
Estatutos de la Internacional de la Juventud






Prólogo






Nuestro movimiento internacional de la juventud viene de dar un gran paso adelante. Nuestra Conferencia internacional, si bien no tiene la falsa majestuosidad de las mascaradas del Kremlin, ni, además, toda la amplitud que desearíamos darle, ha estudiado seria y sinceramente los problemas que preocupan a la juventud trabajadora del mundo entero.
A todas nuestras organizaciones de la juventud, a todas nuestras comisiones de jóvenes, a todas las secciones de la IVa. Internacional, esta conferencia les repite, con el programa adoptado por la Conferencia de la IVa. Internacional: sólo el entusiasmo y el espíritu ofensivo de la juventud pueden asegurar los primeros éxitos de la lucha.
Interpretando ampliamente el espíritu del programa adoptado por la conferencia de fundación de la IVa. Internacional, y ratificado por nuestra conferencia internacional, ella se dirige a todas nuestras organizaciones de jóvenes, a todas nuestras secciones para decirles: no se podrá ganar a la juventud trabajadora para la IVa. Internacional más que hablando su lenguaje, expresando sus aspiraciones, dándole una organización que sientan suya. No a los partidos políticos de jóvenes. ¡No a academias para jóvenes viejos! Por organizaciones de combate, ardientes, combativas, enraizadas en la juventud; en la fábrica, en el cuartel, en el campo, ligadas también a sus diversiones, buscando impregnar todos los actos de la juventud de una voluntad de combate que está latente y no necesita más que expresarse. Es esta orientación que está definida en las resoluciones que se encontrarán más adelante, adoptadas como conclusión de debates acalorados pero amistosos.
Depende de nuestra audacia, política y organizativa, hacer de nuestra organización internacional el punto de concentración de la juventud explotada, en marcha hacia un porvenir mejor. ¡Adelante hacia la juventud trabajadora!

LOS BOLCHEVIQUES LENINISTAS Y LA ORGANIZACION DE LA JUVENTUD REVOLUCIONARIA
1. Las organizaciones de jóvenes de la IVa. Internacional se dan por tarea construir amplias organizaciones comunistas autónomas de jóvenes. La tarea de esas organizaciones es la defensa de las reivindicaciones de los jóvenes trabajadores, la lucha antimilitarista, la educaci6n de cuadros bolcheviques para los partidos de la IVa. Internacional, a fin de entusiasmar y atraer a la juventud laboriosa al lado del proletariado en la lucha por el poder de los obreros y campesinos.
2. Los bolcheviques leninistas afirman que sólo una organización de clase puede expresar las verdaderas aspiraciones de la juventud trabajadora; frente a la burguesía y sus sirvientes, reformistas y stalinistas, los BL proclaman no sólo el derecho sino incluso el deber para la juventud trabajadora, explotada aún más que sus mayores, de participar en la lucha de éstos. Denuncian el carácter reaccionario de las campañas reformistas, retomadas por los stalinistas, que buscan limitar la actividad de la juventud sólo a su esparcimiento. Los bolcheviques leninistas no desprecian la diversión. Consideran, por el contrario, el desarrollo físico e intelectual del individuo como una de las tareas esenciales del socialismo; pero subrayan que organizar la juventud únicamente en función de la diversión, por fuera de la lucha contra el capitalismo y, por lo tanto, bajo la tutela de éste, no lleva más que a darle a la burguesía carne de cañón y carne de trabajo más dócil.
A esta concepción reaccionaria, los BL oponen la cultura física y la cultura intelectual concebida como actividades especializadas, puestas al servicio de los objetivos de clase del proletariado y utilizadas como medios para la lucha de clases; ellos le dicen a cada joven obrero acuartelado: "Toma las armas que te confía la burguesía y aprende a usarlas para mejor barrer el capitalismo y el militarismo burgués", dicen a cada joven explotado ávido de ejercicios físicos y conocimientos: "entrena tu cuerpo; nutre tu espíritu a fin de estar mejor armado en la lucha para liquidar los explotadores que martirizan tu cuerpo y rechazan tu acceso a la cultura".
3. Los BL afirman que la organización proletaria de la juventud debe ser profundamente consciente de los objetivos históricos y de las necesidades de su clase, es decir, debe ser una organización comunista. Rechazan toda idea de substituir la organización de clase de la juventud trabajadora por una organización sin principios ni programa que agrupe a la juventud en general, o a "la juventud no fascista", según la fórmula de Dimitrov y de Guyot que ha conducido a la liquidación de hecho de las secciones legales de la Internacional Comunista de Jóvenes (ICJ). Los BL explican a la juventud laboriosa que ni el horror al verdugo, ni la alegría de vivir son armas suficientes en la lucha contra el fascismo; que éste no es más que una forma exasperada de la dominación capitalista, a la cual la burguesía no puede dejar de recurrir en la presente situación de crisis general; que no se puede abatir el fascismo más que enfrentando resueltamente, con la violencia proletaria, a la violencia antiobrera, oponiendo al programa de la contrarrevolución fascista el programa de la toma del poder por el proletariado; en una palabra, que solamente bajo la bandera del comunismo de la IVa. Internacional se puede combatir eficazmente al fascismo. Es por eso que las organizaciones de jóvenes de las IVa. Internacional no tienen un programa diferente de las organizaciones adultas; no buscan ni amputarlo ni rebajarlo, bajo ningún aspecto. Es sobre la base de ese programa que los comités centrales y los congresos toman posición; es este programa el que guía cada una de las acciones de las organizaciones nacionales e internacionales.
4. Ello no implica para nada que la organización de la juventud sea un partido de jóvenes. El partido está compuesto de los elementos más educados y conscientes de la clase obrera, que dan su adhesión completa y total a la plataforma de la IVa. Internacional. La organización de la juventud, por el contrario, al mismo tiempo que determina sus actos según ese programa y se da por tarea educar a la juventud laboriosa sobre la base de ese programa, no pone como condición de adhesión más que un acuerdo general, aun enteramente sentimental, con los objetivos perseguidos por la IVa. Internacional y sus métodos de lucha. Esa organización es la expresión de la rebelión instintiva de la juventud obrera contra la superexplotación, de la juventud campesina encadenada a la tierra, de la juventud intelectual, de millones de jóvenes desempleados desclasados, la expresión de su adhesión entusiasta a la revolución. En ese sentido, es una organización más amplia que el partido.
No obstante, en la situación actual, donde las direcciones tradicionales de la juventud obrera, reformistas y stalinistas, se empeñan encarnizadamente en encadenar a la juventud trabajadora a la burguesía, donde la vanguardia marxista leninista es numéricamente débil, las organizaciones juveniles de la IVa. Internacional no sabrían ganar en forma instantánea a la juventud laboriosa. En cambio, pueden polarizar la revuelta instintiva de la juventud contra la colaboración de clases. La situación angustiosa de la juventud trabajadora, la proporción creciente de los sin trabajo y los desclasados entre la juventud, se expresan en las características espontaneístas, confusas y violentas de las corrientes politicas que nacen entre la juventud. Esto refuerza la necesidad de una fidelidad inquebrantable al programa bolchevique, de una educación marxista profunda.
Pero, al mismo tiempo, la situación actual dicta a cada una de nuestras organizaciones una actitud organizativa extremadamente audaz para unir en su seno todos esos elementos combativos pero confusos. Es posible, en esas condiciones, que nuestras organizaciones de jóvenes adopten posiciones divergentes de las de la IVa. Internacional. Pero el remedio no habria que buscarlo en medidas burocráticas; por el contrario, cuanto más impetuosa y entusiasta, plena de iniciativas, aunque equivocadas, sea la juventud más tendrá ella posibilidad de educarse, a condición de que nuestras direcciones y las direcciones de nuestros partidos se muestren extremadamente firmes en el terreno politico, utilizando cada iniciativa para educar a la juventud en el programa marxista leninista, para forjar su conciencia de clase y para soldar la lucha de la juventud laboriosa a la lucha del conjunto del proletariado.
5. La organización comunista de la juventud es una organización autónoma. Ella determina por si misma su orientación política propia, tanto en lo que concierne a las cuestiones políticas generales, como en lo que toca a las reivindicaciones particulares de los jóvenes. Rosa Luxemburg ha escrito que la clase obrera no sabe aprender más que trepando por el calvario de sus derrotas, sacando las lecciones de la experiencia. Verdad a escala histórica para el proletariado, esta afirmación lo es más aún, particularmente, para la juventud: es posible hacerle asimilar las lecciones históricas de más de cien años de lucha proletaria por medio de la lectura de manuales de historia obrera. La juventud no puede comprender la historia de la lucha de clases más que a través de su propia lucha contra los explotadores. La lucha es la gran educadora de la juventud. Es precisamente por esto que la juventud debe poder entrar en la lucha preparándose ella misma, con sus ideas, sus ilusiones, pero también su entusiasmo y su fe. Debe determinar por si misma la forma del combate en cada circunstancia, con la libertad de percibir enseguida que su apreciación de la situación era insuficiente, que los métodos que ella habia elegido no eran apropiados a la situación. Solamente asi, ella podrá comprender la experiencia histórica del proletariado y utilizar las lecciones del pasado para comprender sus propios errores. Sobre este punto la IVa. Internacional retoma enteramente esta frase de Lenin: "Sin una completa independencia, la juventud no podrá hacer salir de su seno buenos socialistas, ni prepararse con antelación para conducir al socialismo".
6. La autonomia organizativa de la juventud no significa de ningún modo que ella no apele a las organizaciones del partido para que la guien y la aconsejen, para beneficiarse de los conocimientos teóricos y la mayor experiencia de los militantes del partido. Esto no significa de ningún modo que la tarea de educación teórica (escuelas, revistas, artículos de periódico, por una parte; discusión política sobre los problemas planteados a la organización, por otra) deba ser hecha exclusivamente por los responsables del partido. "No es raro que la gente de una cierta edad o los viejos, no sepan abordar correctamente a esta juventud, que por la fuerza de las cosas está obligada a venir al socialismo de otra forma, por otras vías, bajo otrasformas y otras condiciones que sus padres. Es por eso que nosotros debemos estar sin reserva por una organización independiente de la unión de juventudes, y no solamente porque los oportunistas teman esta independencia, sino por principio" (Lenin, 1916). La educación teórica de la juventud, como toda la actividad política de la organización de las juventudes, debe ser autónoma. Al mismo tiempo, debe ser objeto de un cuidado atento y de una vigilancia constante de parte de los militantes más experimentados del partido. La autonomia de la juventud implica no solamente el derecho de crítica de parte del partido, sino aun el deber de hacerlo con toda camaradería, pero sin rodeos, frente a cada falta cometida por la organizacíón juvenil.
7. Igualmente, la juventud debe aprender en la prática las tareas de organización, tomando en sus propias manos la gestión de las finanzas, de la administración, de su periódico, etc. No obstante, en toda la serie de actividades ilegales que deben ser necesariamente hechas por una organización revolucionaria y frente a las cuales es necesario educar a los jóvenes revolucionarios, no se podría introducir el principio de autonomía de organización sin peligro para la organización misma. Por lo tanto, conviene crear comisiones que funcionen bajo el control entero del partido y en la cual participen camaradas de la juventud con los mismos derechos y deberes que los representantes del partido.
8. El control teórico y el apoyo político y organizativo que el partido debe aportar a la juventud se hace mediante el nombramiento de delegados de organismos del partido cerca de los organismos de la juventud en cada escalón que sigan cuidadosamente la vida de los jóvenes, que se den por tarea aconsejarlos sin dictarles órdenes pero también sin dejarles cometer la menor falta sin antes haberlos prevenido; la actividad de los delegados del partido debe siempre consistir en explicar pacientemente, en enseñar fraternalmente, sin pedantería; ellos no deben en ningún caso tratar de regentear a los jóvenes a golpes de úkases, liquidando así el espíritu y el entusiasmo que son el mejor capital de la juventud.
9. El Congreso de la Juventud es su organismo soberano. En el caso de divergencias politicas entre la organización de la juventud y el partido, este último no deberá imponer burocráticamente su política a la organización de la juventud. En este caso la tarea de la dirección del partido es hacer un llamado a los militantes de la Juventud, mostrarles en qué su posición es falsa, y hacerlos volver sobre sus posiciones por libres decisiones responsables.
10. La Internacional de los jóvenes es una sección de la IVa Internacional. En tanto tal, tiene como misión aplicar las decisiones soberanas de los congresos de la IVa Internacional. Sin embargo, así como la IVa Internacional no debe imponer una disciplina automática a sus secciones, tampoco impone a la Internacional de los jóvenes su orientación; ésta es determinada por los congresos y conferencias internacionales de las Juventudes, en acuerdo con el programa y los principios de la IVa Internacional. En el caso en que surgieran diferencias entre la IVa Internacional y la Internacional de los Jóvenes, la decisión soberana se tomaría después de profundizar en la discusión en el seno del Comité Ejecutivo de la IVa Internacional.

PLATAFORMA DE LUCHA DE LA JUVENTUD TRABAJADORA
1. El capitalismo, sea autoritario o democrático, se revela incapaz de aportar el menor remedio a la miseria y a la angustia de la juventud trabajadora. Los jóvenes quieren un oficio, y cuando se consiente (¡muy raramente!) en darles uno, no es más que para encadenarlos mejor a una máquina que mañana parará de producir, y los dejará reventar de hambre al lado de las riquezas que ellos habrán producido. Los jóvenes quieren trabajar, producir con sus manos, utilizar sus fuerzas, y el capitalismo les of rece como perspectiva el desempleo o la "ejecución de trabajos en condiciones distintas a las condiciones normales de la producción", (según la excelente e hipócrita definición de los campos de trabajo dada por la Sociedad de las Naciones), o incluso la producción de armamentos, que engendra la destrucción y no el bienestar. Los jóvenes quieren aprender, y se les niega el derecho a la cultura. Los jóvenes quieren vivir, y se les ofrece como futuro morir de hambre, o perecer en una nueva guerra imperialista. Los jóvenes quieren crear un mundo nuevo, y sólo se les permite mantener o consolidar un mundo podrido que se derrumba. Los jóvenes quieren saber qué pasará mañana, y la única respuesta que les da el capitalismo es ésta: "Hoy, hace falta apretarse un poco más el cinturór; mañana, se verá...Por otra parte, quizá para tí no haya un futuro".
Darle un futuro a la juventud; darle un futuro al mundo.
2. Es por esto que la juventud se alineará detrás de la bandera de los que le aportan un futuro.Sólo la IVa Internacional, porque representa los intereses históricos de la única clase que puede reorganizar el mundo sobre nuevas bases; sólo los bolcheviques-leninistas pueden prometer a la juventud un futuro en el que ella podrá utilizar plenamente sus capacidades. Sólo ellos pueden decirle a la juventud: "Queremos construir contigo un mundo en el que cada uno trabaje y se sienta honrado de trabajar bien, de dominar su of icio hasta en los mínimos detalles; un mundo en el que cada uno comerá lo que necesite, porque la producción será regulada a partir de las necesidades de los trabajadores y no a partir de la ganancia; un mundo donde hará falta aprender sin cesar, a fin de someter mejor las fuerzas de la naturaleza a la voluntad del hombre; un mundo en el que, ampliando sin pausa el dominio de aplicación de las ciencias, se extenderán cada día los conocimientos teóricos de ia humanidad; un mundo nuevo; un hombre nuevo que realice todo lo que hay en tí de aspiraciones y de potencia". Es bajo el signo de un mundo nuevo y de una nueva humanidad que la IVa Internacional y sus organizaciones de jóvenes deben ir a la conquista de la juventud trabajadora; es bajo este signo que ellas ganarán a la juventud trabajadora.
Lucha por el futuro: lucha por el pan
3. La promesa de un futuro mejor no sería más que demagogia, si los bolcheviques-leninistas no lucharan para mejorar desde ahora la situación de la juventud trabajadora, si no formularan las reivindicaciones inmediatas de la juventud, si no propagaran la necesidad de luchar por medio de los métodos de clase por la satisfacción de esas reivindicaciones, y si, a través de esta lucha y sobre la base de la experiencia adquirida en la lucha, no demostraran a la juventud explotada que sus reivindicaciones no podrán en definitiva ser satisfechas sino por la instauración de la dictadura del proletariado, que la lucha por estas reivindicaciones debe transformarse en lucha por el poder a través de la lucha por el control y la dirección de la economía.

¡Queremos nuestro derecho al trabajo!
4. Para los jóvenes trabajadores integrados a la producción, los bolcheviques-leninistas levantan reivindicaciones que tienden: 1. a medir el trabajo exigido a los jóvenes, no según la voluntad de arrancarles la ganancia máxima, sino, por el contrario, según el grado de su desarroilo físico; 2.a asegurarles un nivel de vida igual al de los adultos, asegurándoles así la independencia económica; 3. a elevar lo máximo posible su calificación técnica; 4. a oponer a la igualdad de los jóvenes y los adultos frente a la explotación capitalista, la igualdad de sus derechos.
Para los jóvenes de menos de veinte años, los Bolcheviques-Leninistas formulan las siguientes reivindicaciones:
a Semana de trabajo reducida, con horarios que permitan a los jóvenes obreros practicar deportes al aire libre.
a Un mes de vacaciones pagas, al menos, por año.
a Organización por fábrica o por grupos de fábricas de cursos de perfeccionamiento a cargo de la patronal y bajo control de los obreros.
a Horas de perfeccionamiento profesional tomadas de la semana de trabajo y pagadas al valor normal.
a Aplicación del principio: "A igual trabajo, igual salario", bajo control de los obreros.
a Fijación de un salario mínimo vital para los jóvenes obreros; fijación del salario de los jóvenes obreros bajo control del conjunto de los obreros.
a Prohibición del trabajo nocturno, de los trabajos peligrosos, malsanos o insalubres; control obrero sobre la utilización de la mano de obra joven.
a Igualdad de los jóvenes frente a la legislación social.
¡Todos juntos para la lucha!
5. Para tomar en sus manos la defensa de sus reivindicaciones, los jóvenes trabajadores deben poseer el derecho a designar sus propios delegados, cuya tarea es, ante todo, la de llamar la atención de los delegados adultos y del conjunto de los obreros sobre las reivindicaciones especificas de los jóvenes, de ligar la lucha por estas reivindicaciones particulares a la lucha por las reivindicaciones generales de la clase obrera. Igualmente, hay que crear en todos los niveles de las organizaciones sindicales e imponer a la burocracia sindical, comisiones sindicales de jóvenes que tendrán como tarea estudiar las reivindicaciones de los jóvenes, reclutar y educar a jóvenes obreros. La tarea de los bolcheviques-leninistas es de ponerse a la cabeza de la organización de tales comisiones. A fin de abrir completamente las puertas de los sindicatos a los jóvenes explotados los BL exigen la fijación de cotizaciones sindicales reducidas para los jóvenes obreros.
¡Queremos un oficio!
6. En la lucha contra la desocupación, las consignas "Prolongación de la escolaridad", "Organización del aprendizaje", no pueden tener sentido sino en la medida en que se haga soportar el peso de las mismas, no a la clase obrera, sino a los grandes capitalistas. Los bolcheviques-leninistas deben entonces formular así las reivindicaciones de la juventud obrera en este terreno:
Prolongación de la escolaridad hasta los 16 años, con una indemnización por carga de familia a las familias de obreros y pequeños campesinos.
Reorganización de la escuela en conexión con la fábrica; la escuela debe preparar a los niños para la vida y para el trabajo; debe unir a la juventud obrera con las generaciones adultas; de ahí la reivindicación del control de las organizaciones obreras sobre la enseñanza técnica
Reducción del tiempo de aprendizaje a un máximo de dos años (se refiere a los aprendices en las fábricas).
Prohibición de todo tipo de trabajos extraños al aprendizaje (se refiere a los aprendices en las fábricas).
Creación, a costas de la patronal, al iado de cada empresa o grupo de empresas industriales, mineras, comerciales, de escuelas de aprendizaje, con un efectivo de por lo menos el 3% del personal empleado en la empresa o el grupo de empresas.
Designación de los instructores por los sindicatos obreros.
Control de las escuelas por una comisión mixta de delegados obreros y de delegados aprendices.
¡Queremos nuestro derecho a la vida!
7. La tarea de salvar a los jóvenes desempleados de la miseria, de la deseperación y de la demagogia fascista, de reintegrarlos dentro de la producción, y por ello, de ligarlos estrechamente a la clase obrera, es una tarea vital para el futuro del proletariado. Los revolucionarios deben luchar para imponerle al capitalismo:
1. preparar la reintegración definitiva de los jóvenes desocupados dentro de la producción, por medio de la organización de la educación y la orientación profesionales; 2. integrar inmediatamente a los jóvenes desocuapdos en una actividad productiva; 3. organizar esos trabajos, no según métodos paramilitares, sino sobre la base del salariado libre:" ¡Abajo los campos de trabajo, voluntarios u obligatorios!"; 4. proveer a la juventud, que él precipita en la miseria, de medios de vida. Los bolcheviques-leninistas levantan entonces las reivindicaciones siguientes:
Seguro de desempleo igual al de los adultos para los jóvenes sin trabajo manual e intelectual, desde el egreso del colegio.
Obligación para la gran patronal de abrir centros de reeducación profesional bajo control obrero.
Reeducación profesional organizada según las necesidades de la producción bajo el control general de los sindicatos y de los congresos de delegados obreros.
Reapertura de las fábricas cerradas.
Emprendimiento de grandes obras de utilidad pública (hospitales, escuelas, casas baratas, terrenos de deportes, estadios, piscinas, centrales eléctricas), con salarios pagados a convenio y bajo el control obrero, de la base a la dirección.
¡Por nuestros hermanos del campo!
8. La desesperación de la juventud campesina no es menor que la de la juventud obrera. Para los jóvenes campesinos, los bolcheviques-leninistas formulan las siguientes reivindicaciones generales:
Aplicación estricta de todas las leyes y medidas sociales enumeradas aquí tanto en la ciudad como en el campo:
Supresión de la explotación doméstica de los hijos jóvenes.
Aplicación particularmente estricta del principio "A igual trabajo, igual salario".
Organización por región de la educación profesional, pagada por los grandes terratenientes.
Alojamiento y comida sana para los jóvenes obreros que vivan en casa de sus patrones.
Créditos baratos para los pequeños granjeros, y especialmente para los pequeños granjeros con carga de familia.
¡Por nuestros compañeros!
9. Los jóvenes obreros y campesinos son la parte más explotada de la juventud trabajadora.
Las organizaciones de jóvenes de la IVa Internacional deben prestar una atención particular a la defensa de sus reivindicaciones:
Aplicación estricta del principio: "A igual trabajo, igual salario". Un día franco suplementario por mes.
Derecho a la maternidad consciente.
Licencia por maternidad de seis meses.
Subsidio por paternidad a las jóvenes madres.
¡Abran las escuelas y universidades!
El acceso de amplias capas de la juventud trabajadora a la cultura y a la ciencia es una de las condiciones necesarias al progreso de la humanidad. Los bolcheviques-leninistas levantan las siguientes consignas:
Escuelas y universidades abiertas a todos los jóvenes que quieran estudiar.
Estudio y esparcimiento gratuitos para los hijos de obreros y campesinos.
¡Pan, libros, derechos para los coolies!
11. En las colonias y semicolonias, la juventud trabajadora es víctima de una doble explotación, capitalista y patriarcal. En esos países y en los paises imperialistas la defensa de las reivindicaciones de los jóvenes obreros y campesinos coloniales, es el primer deber de la lucha antimperialista. Esta lucha se realiza alrededor de una consigna general: los mismos derechos para los jóvenes coloniales que para los jóvenes de la metrópolis.
Organización de la higiene y la salud en todas las ciudades.
Organización de alojamientos para los jóvenes obreros, campesinos, coolies, bajo el control de las organizaciones obreras y nacionalistas.
Escuelas para los niños indígenas, enseñanza en lengua indígena.
Administración abierta a los intelectuales indígenas.
Que los créditos necesarios salgan de los presupuestos de guerra, de policía y de los privilegios del imperialismo.
12. La burguesía reconoce el derecho de la juventud obrera a ser explotada: le niega el derecho a pronunciarse sobre esa explotación, la priva de todo derecho político; en algunos países prohíbe incluso toda actividad política a los menores de 18 años. La clase obrera responde a esas medidas diciendo: "Quien tiene el derecho a ser explotado, tiene el derecho a luchar contra el régimen que lo explota. Todos los derechos políticos a los jóvenes obreros y campesinos".
Derecho de voto a partir de los dieciocho años, tanto para las elecciones legislativas y municipales, como para la elección de delegados.
Abolición de las leyes especiales que prohiben a los jóvenes toda actividad política.
¡Queremos nuestro derecho a la alegría!
13. La burguesía utiiiza la necesidad de diversión de la juventud, o para embrutecerla o para someterla a una disciplina reforzada. El deber de la clase obrera es el de contribuir a hacer una juventud fuerte, capaz de volcar todas sus fuerzas físicas e intelectuales a la lucha contra el capitalismo; es el de ayudarla a utilizar el esparcimiento que le da el capitalismo para aprender a conocer mejor el mundo, a fin de mejor poder transformarlo. Los bolcheviques-leninistas reclaman entonces:
Acceso gratuito para los jóvenes desocupados y para los jóvenes trabajadores a todos los campos deportivos, estadios, museos, bibliotecas, teatros, cines.
Organización del esparcimiento por los propios jóvenes desocupados.
La utilización de jóvenes intelectuales desocupados para la organización de conferencias, mesas redondas, etc., sobre química, física, mecánica, matemáticas, economía política, historia del movimiento obrero, arte, literatura, etc.
La instalación de clubes abiertos a la juventud trabajadora y sin trabajo, donde los jóvenes tengan no sólo la posibilidad de distraerse y de instruírse, sino también de estudiar por sí mismos los problemas sociales que se le plantean; gestión de estos clubes por la propia juventud obrera bajo control de las organizaciones sindicales locales.
Programa de revolución.
14. La lucha por estas reivindicaciones no puede ser separada de la lucha por el conjunto de las reivindicaciones de los trabajadores, ocupados y desocupados. La desaparición definitiva del desempleo entre los jóvenes está ligada a la desaparición de la desocupación en general. La lucha por la prolongación de la escolaridad, por la reeducación profesional obligatoria, está ligada a la lucha por la escala móvil de salarios y por la escala móvil de horas de trabajo. La lucha por arrancarle al capitalismo reformas que tiendan a desarrollar la conciencia de clase de la juventud trabajadora está ligada a la lucha por el control obrero y por los comités de empresa. La lucha por las grandes obras públicas está ligada a la lucha por la expropiación de los monopolios, de hecho por la nacionalización del crédito, de la banca y de las industrias claves. La lucha contra las tentativas de militarización de la juventud, está ligada a la lucha contra el desarrollo de las tendencias estatales autoritarias y contra el fascismo, a la organización de milicias obreras. Es dentro del marco del Programa de Transición de la IVa Internacional que conviene desarrollar y aplicar el presente programa. Es bajo el signo de la lucha del proletariado por el poder que la IVa Internacional hará triunfar las reivindicaciones de los jóvenes explotados.
( 1 -9-38)

(La Conferencia Internacional de jóvenes de la IVa.)
ESTATUTOS DE LA INTERNACIONAL DE LA JUVENTUD
1. Todas las secciones de jóvenes de las organizaciones nacionales de la IVa Internacional se unen en una organización internacional única centralizada, sección joven de la IVa Internacional (Partido Mundial de la Revolución Socialista).
Su tarea es la defensa de las reivindicaciones de los jóvenes trabajadores, manuales e intelectuales, la lucha antimilitarista, la educación de cuadros bolcheviques para los partidos de la IVa Internacional, a fin de entusiasmar y atraer a la juventud trabajadora al lado del proletariado, en la lucha por el poder de los obreros y campesinos.
2. En tanto que sección de la IVa Internacional, la Internacional de la Juventud está políticamente subordinada a la IVa Internacional. En cambio, ella es organizativamente autónoma y determina por sí misma su política y su orientación, en acuerdo a los principios y el programa de la IVa Internacional.
3. La adhesión a la Internacional de la Juventud está fundada sobre la aceptación del programa de la IVA Internacional y la aplicación de las decisiones de sus organismos responsables, así como del programa y las decisiones de la Internacional de la Juventud.
4. En ningún caso una organización de juventud podrá adherir a la Internacional de la Juventud si no está adherida a un partido de la IVa Internacional, si existe uno en ese país. 5. La instancia suprema de la Internacional de la Juventud es su congreso, que se reunirá por lo menos cada dos años, inmediatamente después del congreso de la IVa Internacional . Las decisiones de su congreso son sometidas a la ratificación del Comité ejecutivo internacional de la IVa Internacional.
El congreso puede ser convocado extraordinariamente a pedido de al menos un tercio de las secciones.
6. El Congreso elige el Buró Internacional entre los dirigentes de organizaciones nacionales; cuyo número de miembros es fijado por cada Congreso.
7. En forma extraordinaria, las secciones pueden reemplazar por otros a los camaradas de su organización que son miembros del Buró, bajo reserva de ratificación por mayoría absoluta por parte de este último.
8. El Buró Internacional es el organismo político dirigente en el intervalo entre dos congresos. Debe reunirse al menos cada tres meses. Puede ser convocado extraordinariamente a pedido de por lo menos un tercio de sus miembros.
9. El Buró Internacional elige al Secretariado Internacional, fijando el número de miembros y el lugar de residencia. La mayoría de los miembros del Secretariado debe proceder del Buró Internacional.
10. El Secretariado Internacional es ante todo un organismo de enlace y administración. Publica los boletines internacionales, al menos en francés y en inglés. Puede ser convocado extraordinariamente a pedido de uno de sus miembros.
11. El Buró Internacional tiene el derecho de aceptar la adhesión de secciones nacionales o de decidir su exclusión.
12. Todo individuo o grupo de individuos excluídos por una organización nacional; toda sección nacional excluída por el Buró pueden apelar esta decisión frente a la Conferencia Internacional.
La Conferencia Internacional de los jóvenes de la IVa Internacional reunida el 11 de septiembre, después de haber escuchado el informe de la delegación de la Conferencia Internacional de la IVa Internacional sobre las decisiones que fueron adoptadas, da su entera aprobación a las decisiones de la Conferencia y a la politica por ella adoptada.
Subraya su adhesión entusiasta al programa adoptado por la Conferencia de la IVa Internacional y a la proclamación de la IVa Internacional. Llama a todas sus secciones y a la juventud trabajadora de todo el mundo a defender con todas sus fuerzas el programa, las decisiones y las consignas de la IVa Internacional.
¡Viva la IVa Internacional (Partido Mundial de la Revolución Socialista)!

Comentarios

Entradas populares de este blog

III internacional

[Aporte de Daniel Gaido] Los cuatro primeros congresos de la Internacional Comunista, Primera Parte, Buenos Aires: Siglo XXI Argentina, 1973. (Cuadernos PyP 43)
http://www.mediafire.com/view/7qrbtwx8rary8ot/Los_cuatro_primeros_congresos_de_la_Internacional_Comunista,_Primera_Parte_(Cuadernos_PyP_43).pdf Índice:
Advertencia / Pasado y Presente. -- Lenin y la Internacional Comunista / Ernesto Ragionieri. -- Noticia histórica. – Primer Congreso: Invitación al Partido Comunista Alemán (Spartakusbund) al Primer Congreso de la Internacional Comunista ; Participantes al Congreso de la Internacional Comunista de Moscú ; Discurso de apertura ; Tesis sobre la democracia burguesa y la dictadura al proletariado ; Discurso de Lenin sobre sus tesis ; Resolución sobre la posición respecto a las corrientes socialistas y la Conferencia de Berna ; Declaración delos participantes de la Conferencia de Zimmerwald al Congreso de la Internacional comunista ; Resolución sobre la creación de la Internacional com…

Seccion Tematica, Textos, articulos, libros, sobre la Revolucion española.

Agustín Guillamón, Documentación histórica del trosquismo español (1936-1948), Madrid: Ediciones de la Torre, 1996.422 p.
http://www.mediafire.com/view/8wjhv184cm7t7tj/Agustín_Guillamón,_Documentación_histórica_del_trosquismo_español_(1936-1948).pdf
Fíjense que el libro está dividido en dos partes, con un segundo índice en p. 158. Van abajo otros libros sobre la guerra civil española:
Pierre Broué y Emile Témine, La revolución y la guerra de España
http://www.mediafire.com/view/j41z0baj1e3x3eo/Pierre_Broué_y_Emile_Témine,_La_revolución_y_la_guerra_de_España.pdf
Felix Morrow, Revolución y contrarevolución en España
http://www.mediafire.com/view/f584eahyhcd4lmp/Felix_Morrow,_Revolución_y_contrarevolución_en_España.pdf
Leon Trotsky, La revolución española, 1930-1940, Vol. I
http://www.mediafire.com/view/lrlcauduaf0nquh/Leon_Trotsky,_La_revolucion_espanola_1930-1940,_Vol._I.pdf
Leon Trotsky, La revolución española, 1930-1940, Vol. II
http://www.mediafire.com/view/mws8t8cnncsk1dr/Leon_Trotsky,_La_…

Socialismo Argentino

Estimados, va una versión actualizada de esto, con nuevos agregados que escaneé en estas últimas semanas. Hay ocho años de L'Avvenire casi completo, cinco años de La Acción Socialista (el semanario de los SR) hasta 1910 y los números disponibles de la Revista Socialista Internacional que sacaba el PS. Socialicen a piacere. Que aproveche. L’Avvenire (1896-1904) Números 10 a 78: http://www34.zippyshare.com/v/qZaLTezO/file.htmlNúmeros 79 a 190: http://www77.zippyshare.com/v/pTgaOaQf/file.html Números 191 a 250: http://www65.zippyshare.com/v/shNQ1U1o/file.htmlEl Diario del Pueblo (1899) Diario que lanzó Juan B. Justo en 1899, publicado solo durante un breve período. Solo hay dos números disponibles (el 5 y el 15) http://www.mediafire.com/view/7hstuyps64mcyrl/El_Diario_del_Pueblo_cropped.pdf ABC del Socialismo (1899-1900) Definido como “periódico semanal de propaganda popular”, dirigido por Adrián Patroni. Disponibles números 1, 3 al 19 y 46. http://www.mediafire.com/view/7i5…